jueves, 18 de agosto de 2016

El Puerto de Ribadesella.




































El estuario del río Sella alberga en su amplia parte final el puerto, integrado en la villa de Ribadesella y que tiene zonas separadas para el uso pesquero y el uso náutico-deportivo. El muelle del puerto pesquero, la lonja,  almacenes y oficinas ocupan el espacio portuario tradicional y se encuentran en el actual paseo marítimo con un trazado paralelo al frente urbano de la villa. El puerto náutico-deportivo, inaugurado en el año 2003, se halla en la margen izquierda de la ría, camino de la playa, a la que se accede por el puente que la cruza. Los datos oficiales indican que éste tiene unas dimensiones de 7.300,00 m² y aquél de 28.660,60 m², dentro de una superficie total de 224.861,00 m² en la que se comprende toda la zona portuaria. 












 La relevancia económica del puerto es actualmente pequeña, a diferencia de otras épocas, desde el medioevo en adelante, cuando la pesca de la ballena, la importación y distribución de sal o el comercio de otras mercancías  constituyeron una actividad importante e hicieron de su gremio de  mareantes una organización poderosa. También estuvo dedicado al trasporte de personas, sobre todo en la segunda mitad del siglo XIX en el que sirvió de salida hacia ultramar para muchos emigrantes del oriente asturiano. Hoy, solo embarcaciones de pesca y recreativas de reducido tamaño aprovechan el abrigo que las condiciones naturales de la ensenada proporcionan.



jueves, 4 de agosto de 2016

Áreas verdes en Colombres.












































Cuando se ensalzan los encantos de Colombres el acento suele ponerse en las construcciones realizadas por los indianos durante la segunda mitad del siglo XIX y los comienzos del siglo XX. En este blog me he referido en ocasiones anteriores a las casonas de la villa y también al edificio del Ayuntamiento y a la plaza donde se ubica, huellas de ese fenómeno migratorio. Parte inseparable de la concepción urbanística que inspira estas obras es el jardín o parque, donde con frecuencia crecen palmeras y otras especies arbóreas exóticas que  revelan sus orígenes extranjeros, de ultramar. La Quinta Guadalupe y su parque es un ejemplo.































El juego de edificios y zonas verdes crea a veces espacios afortunados, pero también lugares presididos por el descuido. Las iniciativas ciudadanas, privadas o públicas, para cuidar y aumentar los jardines y parques del entorno inmediato todavía no disponen en Asturias de los apoyos que reciben en otros países y poblaciones. Sin embargo, los indicadores sociales y culturales de progreso tienen también en cuenta la relación de las comunidades con sus espacios verdes y en esta materia todavía estamos un poco retrasados. Colombres reúne las características para destacar en el cuidado y mejora de esas áreas. 








miércoles, 20 de julio de 2016

miércoles, 13 de julio de 2016

Vegetación del paisaje protegido de la Sierra del Cuera


























La Sierra de Cuera  paralela a la costa con unos 30 km de longitud,  se sitúa en la zona oriental del Principado de Asturias  y cuya máxima elevación es el pico Turbina, de 1.315 metros. Este espacio protegido comprende los concejos de: Cabrales, Llanes, Peñamellera Alta(Alles), Peñamellera Baja (Panes)  y Ribadedeva (Colombres). La zona alta de la sierra tiene veranos e inviernos más cálidos que lo que les correspondería por su altitud, debido a la cercanía al mar.Las calizas modelan el paisaje kárstico: dolinas, uvalas,  destacando el poljé de la Llosa de Viango, que se encuentra en la vertiente Norte, entre El Mazuco y Purón.  La vegetación forestal de la zona está constituida, básicamente, por hayedos, robledales y encinares. Y debido a la influencia de las actividades agropecuarias, la superficie ocupada actualmente por los bosques es bastante escasa. Los hayedos constituyen las comunidades forestales de mayor interés y los robledales están representados por carbayedas y rebollares. Algunos pequeños encinares y alisedas componen el resto de la vegetación.






















Los matorrales ocupan amplias extensiones de las áreas calizas y las plantaciones forestales ocupan pequeñas superficies en la base de la sierra. Los pastizales se ubican en la zona alta de la sierra en el fondo de las dolinas y los prados de siega en las zona próxima de los pueblos.