sábado, 8 de diciembre de 2012

El mar marrón




















Dos franjas se pueden ver desde la zona del aparcamiento en la playa de Torimbia, la proximidad de la desembocadura del río Bedón en la cercana  playa de San Antolín marca el cambio de color.
















La vista del mar no cansa. En la costa de Llanes y Ribadedeva podemos mirar sus varios colores. Apreciamos los azulados o verdeazulados, que traen a los ojos imágenes luminosas y en nuestro cuerpo sugerencias de calor, playa y descanso. La gama de grises es más amplia, desde los tonos más delicados hasta el gris plomizo y pesado que precede a la galerna. En ocasiones, el mar es marrón. La lluvia intensa desciende por los ríos y arroyos arrastrando tierra y otros materiales. La masa aluvial desemboca en el mar y, con la ayuda de las corrientes litorales, el agua turbia forma una cortina amarronada. Cuanto más grande es la cuenca fluvial, mayor será el vertido y la extención de la coloración. La desembocadura de los ríos Bedón(Llanes) y Deva (Ribadedeva) son los sitios donde mejor se observa este efecto. En sus proximidades son numerosos los puntos elevados desde los que se puede otear la confusión de las aguas.












 En Pimiango en la zona del faro de San Emeterio, el río Deva extiende su rastro en el mar.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...