lunes, 17 de diciembre de 2012

El río Purón (II)






















En el tramo medio del río Purón se divisa el peñasco de Peña Tú. Desde el neolítico las imágenes grababas y pintadas en la gran piedra y los túmulos descubiertos en las inmediaciones convierten el paisaje en un territorio de enigmas. El río no es ajeno a los misterios de estas tierras. ¿Acaso guarda relación con ritos de purificación, en los que el agua cumpliría esa función de limpieza espiritual, que daría nombre al río (de puro, puras, purare: limpiar)? La cercanía con Peña Tú siempre ha supuesto que en la imaginación de los hombres el río Purón tuviera una resonancia especial. Se ha dicho que constituyó la divisoria de los pueblos cántabros: al oeste los selenos; y los cántabros orgenomescos al este. El habla de la zona indica que alguna frontera marcó, pues el área de influencia del bable oriental llega hasta el rió Purón pero a partir de su margen derecha, dominan los rasgos característicos de las hablas cántabras. Mientras se esclarecen las dudas e interrogantes que despierta, el río sigue siendo paso obligado, a pie, en coche, en tren. La arboleda que lo protege vigila y guarda su historia.







La estrecha carretera y el puente del ferrocarril sobre el río.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...