martes, 25 de diciembre de 2012

La playa interior de Cobijeru.















Entrada a la cueva  de Las Raíces antes de llegar a la playa de Cobijeru.



El pueblo de Buelna es el punto de partida para una de las excursiones más interesantes de la costa llanisca. No todos los días se puede ver una playa sin horizonte. La señalización lleva a un sendero que cruza las praderas en dirección al mar. Hay que estar atento al contraste de paisajes que en el corto recorrido van a surgir. A la izquierda, en el pastizal surge un arroyo bajo un saliente de roca caliza. Es el arroyo de Las Salces que pocos metros después penetra en la Cueva de Las Raíces. El follaje en torno a la cavidad, la oscuridad tras la boca de la cueva, las estalactitas del techo, el arroyuelo que la recorre y desaparece convierten el lugar en morada de leyendas. A poca distancia, la senda alcanza la Playa de Cobijeru: una depresión de arena y cantos rodados cercada por roquedo y prado. Al subir la marea el agua entra bajo los acantilados y se puede observar la situación de los conductos que comunican la playa con el mar. Entre los muchos elementos del paraje que llaman la atención se encuentra la oquedad situada en la ladera justo enfrente de la playa. Es la cueva de Cobijeru que lleva a la parte baja del acantilado. Ojo con entrar en ella cuando la mar está agitada o sube, pues es peligrosa. La playa y su entorno fueron declarados hace años Monumento Natural. No hay duda que lo son.


























Durante los temporales el agua expulsada con gran fuerza deja arena en la playa, los cantos proceden del pequeño río y son  arrastrados y removidos por la marea cambiando el aspecto del lugar. Con la bajamar la playa se queda seca.

































Puente de roca llamado Salto del Caballo. Caminando hacia el oeste por la derecha de Cobijeru se llega hasta esta zona, las olas lo rebasan cuando hay temporal. 

























 

 En la parte superior izquierda agujero de entrada a la cueva de Cobijeru y más abajo  encajado en la roca se puede ver las ruínas de un molino de mareas.





























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...