jueves, 26 de diciembre de 2013

Llanes, una mirada nocturna





















Calle Mayor.



Desde la concesión hacia el año 1228 de una carta puebla por el rey Alfonso IX, la villa de Llanes ha sido el núcleo local fuerte de la costa oriental asturiana. Su morfología urbana conserva aun las huellas del pasado medieval, con los restos de la muralla que cerraban el burgo con la doble función de protegerlo y realzar su diferencia con las poblaciones rurales de los alrededores. Dentro del perímetro marcado por esta cerca se encuentran los edificios religiosos y civiles de mayor tradición histórica; pueden observarse paseando por las calles que todavía conservan el aire del pasado, como la calle Mayor en su día eje viario principal. Pero el circuito medieval, que conserva la forma de cuadrícula, es sólo una parte de la fisonomía de la villa. El puerto es otra referencia fundamental de la historia llanisca y si bien en la actualidad está dedicado únicamente a la pesca de bajura y a las embarcaciones de recreo, desde sus amarres las naves llaniscas comerciaron con el País Vasco, Galicia y Andalucía, y también con los puertos portugueses, franceses, flamencos, ingleses e irlandeses. Extramuros de la cerca medieval, la zona del ensanche y las prolongaciones urbanas preferidas por los indianos retornados para construir sus mansiones se integran igualmente en el trazado actual de la villa. Al caminar de noche por sus calles, aprovechando la iluminación navideña para observar sus contrastes, todo ese pasado acumulado parece más próximo al paseante.








Basílica de Santa María.







Edificios del centro histórico.                                                             


                                                       

Zona del puerto y cubos pintados por Ibarrola.





 



La Plaza lugar de ocio y en la imagen inferior arboleda del parque.


                      


                                                                       


                                                                                                                                                                                                                                                        













jueves, 19 de diciembre de 2013

Iglesia de Santa María de Colombres

















La Iglesia de Santa María de Colombres transmite la idea de robustez, tal y como quiso el autor de sus planos Darío de Regoyos Molenillo, padre del gran pintor impresionista. Sobre todo por la fachada principal, con las dos torres cuadradas de tres pisos en los flancos y los pináculos piramidales que rematan las cúpulas. Es piedra dura, consistente, de sillares en perfecto orden y bien unida al suelo sobre la plaza principal de la villa. El cuerpo central favorece la impresión de solidez, gracias a la puerta adintelada y la austeridad de los restantes elementos arquitectónicos. Los muros, todos revocados excepto la fachada principal, encierran tres naves, con dos capillas laterales, crucero destacado y sacristía adosada a la cabecera. Desde el lateral puede verse una tercera torre o cimborrio que destaca sobre el crucero. Hace pocos días finalizaron las obras para el arreglo de su interior, por lo que es un excelente momento para visitarla.




 



 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

                                                                                                                                
                                                                                                                                                                                                                                                      
La iglesia a principios del Siglo XX foto del Archivo de Indianos,Colombres.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Bosques de Ardisana

















En el valle de Ardisana no hay grandes bosques. Ni medianos. Es una característica general de los concejos de Llanes y de Ribadedeva esta inexistencia de manchas forestales importantes. Ni siquiera de pinos o eucaliptos, especies foráneas de plantación más reciente. Viene de lejos la desforestación, producto de una acción humana que comenzó con los primeros pobladores y ha continuado hasta hoy. Pero quedan pequeños bosques, a veces solo una reducida agrupación de árboles y la escasez hace que su vista produzca mayor placer. Se encuentran sobre todo en los valles interiores, como el de Ardisana, y es en otoño cuando los robles, castaños, abedules y otras especies del bosque atlántico de hoja caduca lucen sus mejores colores. Ante ellos, siempre me hago la misma pregunta, ¿cómo es posible qué seamos indiferentes a su paulatina sustitución por el áspero brezo o la inhóspita maleza?



Castaños muy cerca de Villanueva en Ardisana.


































El suelo del bosque.


            

                                                                                                                                                          
Arboleda y al fondo el pico Benzúa.                                                  

jueves, 5 de diciembre de 2013

La costa de Pendueles



























Para ver bien la costa de Vidiago, Pendueles y Buelna, el mejor observatorio son los llanos que forman la vanguardia norteña de la Sierra de la Borbolla. Con buen tiempo, desde la sierra plana vemos con detalle el despliegue, abajo, de la rasa costera. Ahora la mirada se detiene en la breve ensenada que forma la playa de Pendueles, mejor llamada El Castiellu, donde atisbamos la cresta del islote de Los Picones, que en bajamar forma con la playa un hermoso tómbolo de arena y grava. Más a lo lejos, hacia el este, el bajo islote de Piedras Llegüeras apunta al oeste su alargado espolón de piedra. Al acercarnos, se aprecia la diferencia entre esta zona y otras del oriente asturiano, que obedece a sus materiales, una composición de pizarras, areniscas y calizas.


                                                                                                                                                        
                   
        


En la playa de Pendueles se forma un tómbolo, zona pedregosa de materiales arrancados junto con arena que se une con el islote de Los Picones.





                 
 

                                                                                                                                            
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        
Imágenes del islote de Piedras Llegüeras.



























                                                                                              

jueves, 28 de noviembre de 2013

El Allende de Llanes
















El Allende es un lugar de la parroquia de Vibaño. Unas pocas casas en la ladera de la sierra, que miran a un amplio paisaje. Desde la carretera AS-115, Posada de Llanes-La Robellada, se llega a La Herrería, al lado de Vibaño. Allí se cruza el puente sobre el río de las Cabras o Bedón. El puente de piedra se construyó en 1830 por mandato del Cardenal Pedro Inguanzo y Rivero, oriundo de La Herrería, y su estado de conservación es bueno. A la derecha, la pista asfaltada conduce hasta El Allende. En el trayecto, la diminuta capilla de San Cosme y San Damían, solitaria y encalada, contrasta con el entorno de prados, cerros y picos. La distancia es corta pero al ascender la vista se ensancha y, con buena tiempo, los Picos de Europa parecen cercanos.

































Vista de Vibaño desde El Allende.






viernes, 22 de noviembre de 2013

Playa de El Sablón




 















La cuidada forma circular de la playa de El Sablón y su reducidas dimensiones acentúan el aspecto de playa urbana que este arenal tiene. Situada en la misma villa de Llanes, la plataforma rocosa del Paseo de San Pedro la protege por el norte cercando la pequeña bahía. Por el oriente, un cierre natural de rocas calizas, asiento de varias construcciones en línea, se transforma unos metros más allá en el espigón rompeolas, aumentando la sensación de encajonamiento que despierta a pie de arena. Pero la sensación no incomoda, sino que surge agradable, pues la playa se convierte en abrigo cómodo, donde el agua y la arena están bien avenidos, y en lugar para entretener la mirada mientras se camina por el paseo marítimo que la rodea. En la lengua asturiana (bable) uno de los significados de la palabra sable es arena, !qué más irónico para una pequeña playa que llamarla El Sablón!






















Fotografía de la playa de El Sablón de 1892,Balneario y casetas rodantes.
Publicada en "Llanes Siglo XIX", El Oriente de Asturias.
La capilla de San Antón arriba a la izquierda no existe en la actualidad. 




                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              













La playa desde el Paseo de San Pedro.                                             

jueves, 14 de noviembre de 2013

Iglesia de San Román de Cué




Un poco separada del pueblo de Cué se alzan la iglesia parroquial y el cementerio. Del caserío, asentado a los pies de la sierra plana de su nombre, parte un camino que asciende hasta el templo. Pocos metros más allá los altos acantilados ponen fin a la tierra. La iglesia, robusta y sencilla, domina el pueblo desde esa poca altura. En 1928 se añadió un cuerpo más a la torre y se instaló el reloj. Fue una buena obra porque esa torre cuadrada y la pequeña cúpula que la rematan añadieron a la construcción la esbeltez que le faltaba. El enclave apartado, el fondo marino y la acertada disposición de la iglesia y el cementerio constituyen un potente imán para atraer las miradas sobre este paisaje.





                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                













  

El alto muro rodea el cementerio y no impide el sonido del mar,
camino hasta el acantilado y espero a que el sol se oculte.
















Ventanas que miran al paisaje.

Me gusta descubrir ventanas a biertas, cerradas, nuevas,  viejas y abandonadas.  ...