jueves, 31 de enero de 2013

La iglesia de Pendueles


 









  


Iglesia de San Acisclo de Pendueles,Llanes.





 











En Pendueles (Llanes), la iglesia parroquial de San Acisclo se levanta en un plaza, cerca de un promontorio rocoso cubierto de árboles. La fisonomía de la edificación, marcada por la sólida torre cuadrada, muestra a simple vista las señales de varias reformas, muy importantes en los siglos XVIII y XIX, que han modificado la estructura del templo. A pesar de esta diversidad, la impresión general es de cohesión. La portada situada al sur es la parte más antigua e interesante ya que corresponde al alzado original y tiene algún parecido con la portada oeste de la basílica de Santa María del Concejo de Llanes, refleja la transición del románico al gótico. Su friso corrido está decorado con relieves representativos de los misterios litúrgicos celebrados en el templo: el pan, el vino, el pez (símbolo de Cristo), la vid, las espigas. Al lado de estas imágenes positivas, la imaginería de valor negativo aparece en la jamba de la izquierda con la presencia de dos serpientes o dragones. 

















 Detalles del friso de la portada: el pez,la vid, las espigas.






 














Torre.




  Distintas formas de las ventanas.
  





 



 

sábado, 26 de enero de 2013

Los bufones de Santiuste


















 













Los bufones de Santiuste en actividad media.




Los bufones de Santiuste (Llanes) expulsan el agua a presión con gran potencia cuando el mar azota la costa. Su ruido se asemeja a la respiración forzada de un monstruo que, agazapado, se apresta al ataque. Son muchos metros de altura los que puede alcanzar el agua elevándose e incluso sus bocas bufan y están activas con marejadas de menor violencia. Desde la misma carretera general N-634, bastante próxima, es posible ver las columnas de agua subiendo para después caer a varios metros de distancia. La piedra desnuda y lavada que rodea las bocas surtidoras se ciñe al acantilado y tiene un color gris claro. Unos metros hacía el este la piedra se oscurece, tal vez ensombrecida por la agitación del cenote de la Bolsa, sima ganada por el mar donde el oleaje retumba y asciende lamiendo las paredes rocosas. Los bufones de Santiuste fueron declarados Monumento Natural en 2001 y en los días de temporal hacen honor a esta declaración mostrando las características propias de lo monumental: grandioso, espectacular y, a veces, hasta majestuoso.




 














 Llueve y los chorros de los tres bufones empapan a los visitantes. 













 





El paisaje de Santiuste con los bufones activos o en calma siempre
resulta atractivo.





 














 Cenote, dolina o sima inundada por la mar denominado la Bolsa.




 





 
















La lluvía se impone dejamos a lo lejos el búfon.



martes, 22 de enero de 2013

Caminos



 












El ferrocarril  llegó en 1905.




A Llanes y Ribadedeva se llegaba por vía férrea o por la antigua carretera nacional N-634, trazadas en la rasa costera entre los montes y el mar. El ferrocarril sigue circulando, lento como siempre. Una parte de la carretera nacional ha sido sustituida por la autovía A-8 (E-70), pero en el tramo entre los pueblos de San Roque (Llanes) y Bustio (Ribadedeva), mantiene la antigua calzada de doble sentido y convive con las obras para prolongar la autovía, que se hacen eternas. Además de estas vías de comunicación, hay una red de carreteras locales, de caminos y de sendas que permiten realizar itinerarios y rutas, andando o en coche, por los lugares más interesantes. La visita a Llanes o a Ribadedeva es incompleta si el viajero no recorre sin prisas esas pequeñas calzadas, pistas y veredas.

















 












 










Existen multitud de caminos que comunican pueblos y aldeas unen
valles y sierras.





 














Las obras de la autovía comenzadas pero inacabadas darán una
fisonomía diferente al paisaje.




sábado, 19 de enero de 2013

Desde Buelna














El suelo calizo dibuja el terreno.




 








 














Desde la playa interior de Cobijeru, en Buelna (Llanes), podemos dirigirnos hacia el este bordeando con cuidado el acantilado por la servidumbre de costas. Caminamos en dirección al bufón de Santiuste por las sendas ceñidas a las paredes socavadas por el mar. La costa se niega a seguir la línea recta e, irregular, forma entrantes y salientes, pequeñas ensenadas, o diminutas lenguas de arena depositadas en lo alto del perfil rocoso del acantilado. El lapiaz desnudo de la piedra, trabajado una y otra vez por la acción de las aguas y el viento, se combina con simas y desniveles. Los pescadores conocedores de la zona, se adueñan de los mejores sitios para lanzar las cañas. La carretera nacional N-634 pasa cerca y, sin embargo, los sentidos ignoran el ruido de los vehículos de motor ya que están concentrados en no perder detalle de ese paisaje al mismo tiempo sencillo y abrumador. 





















 













 Territorio de los pescadores que siempre están al borde del acantilado.























 

miércoles, 16 de enero de 2013

Sierra de Vidiago








































Paisaje de los Llanos de las Mesas, próximo a PeñaTú,Llanes.



El camino que desde Puertas de Vidiago (Llanes) lleva al ídolo neolítico (más bien imagen mortuoria) de la roca de Peña Tú continua hacia el este a lo largo de la sierra plana que se prolonga paralela al cercano mar. Son los Llanos de las Mesas, de Puertas y de Vidiago que, con una altitud ligeramente superior a los 200 metros, tienen a sus pies la carretera nacional y los pueblos de Puertas, Riego y Vidiago. El sendero se desdibuja en su trazado, confundiéndose y  entre las hierbas del páramo que, salvo por un bosquecillo de eucaliptos al inicio y alguna pradera al final del recorrido, domina el paisaje desnudo. Zona poco visitada a pesar de su proximidad a la costa y de la facilidad de acceso, combina las vistas del mar con las de la montaña. En estos llanos así como en los cercanos de la Sierra Plana de la Borbolla se han encontrado túmulos que cubrieron sepulturas de la edad neolítica y su proximidad a Peña Tú ha dado lugar a varias hipótesis que resaltan la importancia del lugar para aquellos antiguos pobladores. Quien sabe. 











 



 Desde la sierra los pueblos en el borde costero.

















 



 

domingo, 13 de enero de 2013

Torre de Llanes


 













La Torre del Castillo ha sido restaurada en los años noventa.



La Torre del Castillo lleva en Llanes mucho tiempo. Desde la baja edad media (¿hacía el año 1270?) custodió una de la puertas de entrada a esta villa, formando uno de los principales elementos defensivos de la muralla que la cercaba. Se eleva sobre una atalaya natural de piedra caliza y aun hoy día su figura destaca sobre las edificaciones circundantes. Es un torreón cilíndrico con un diámetro aproximado de 8 metros y gruesos muros de mampostería que internamente está dividido en tres pisos y terraza almenada. La puerta que actualmente tiene en la planta baja no fue siempre el medio de entrada, que inicialmente se realizó por medio de un hueco del primer piso para así impedir el fácil acceso en caso de ataques. En sus inmediaciones, restos de la muralla, la iglesia parroquial de San María del Concejo y varios palacios constituyen, junto con sus calles tradicionales, el espacio monumental de Llanes.


















Forma parte del Patrimonio Nacional desde1876.




 




























La Torre del Castillo entre las cúpulas del Casino y como fondo la sierra del Cuera.

















La villa de Llanes conserva pocos edificios históricos sufrió incendios importantes en
1480 y 1509.


miércoles, 9 de enero de 2013

El Faro de San Emeterio

 

















Faro de San Emeterio, está a 70 metros  sobre el nivel del mar,  la torre tiene un balconcillo que rodea la plataforma de la linterna.














 









Ermita de San Emeterio.



El Faro de San Emeterio es el más oriental de los 16 faros asturianos. Situado en la Punta del mismo nombre, cerca de la ría de Tina Mayor por la que se accede al puerto de Bustio y a unos dos kilómetros por carretera de Pimiango (Ribadedeva), se eleva al borde del alto acantilado. La figura aislada resalta en el paisaje de encinas y matorrales de los alrededores y en sus proximidades están la cueva del Pindal, la ermita de San Emeterio y las ruinas del Monasterio de Tina. Construido sobre un bufón, circunstancia que originó problemas de cimentación, el faro comenzó a funcionar en 1864 y su luz inicialmente tuvo un alcance de 15 millas, que en 1925 se amplió hasta un máximo de 28 millas. Desde la puesta en funcionamiento ha sido objeto de diversas reformas que no han afectado a su configuración básica: planta cuadrada en torno a un patio y torre adosada al norte con la linterna desde la que ilumina con sus destellos. 


 












Vista de la costa próxima al faro.











 





Cueva del Pindal con representación de pinturas prehistóricas de varios animales, muy recomendable su visita.

sábado, 5 de enero de 2013

Santa María de Tina












Costa de Pimiango.
























Ruinas del monasterio de Santa María de Tina,Pimiango.



Desde la Sierra Plana de Pimiango (Ribadedeva), el mar está casi al alcance de la mano. En medio, la estrecha rasa de Tina y a la izquierda su prolongación en la península de Tronía. En tan corta distancia, el faro de San Emeterio, la ermita de San Emeterio, la cueva del Pindal, la iglesia de Santa María de Tina comparten un entorno natural sobresaliente. Los restos de esta pequeña iglesia se alzan en un claro entre encinas y eucaliptos. Son ruinas solitarias. La construcción inicial es de fecha incierta, tal vez en los siglos VII-VIII, anterior al año 932 en la que aparece la primera referencia escrita. Fue un monasterio pero son escasos los datos que se conservan de sus comienzos. El templo en su origen tenía una sola nave. En la reconstrucción realizada en los siglos XIII-XIV con elementos de la arquitectura cisterciense se instaló la cabecera actual formada por tres ábsides. Hubo reformas posteriores en las se añadieron otros componentes que aun permanecen, como por ejemplo la espadaña que remata la obra quizá desde el siglo XVII. Su fábrica es en general tosca, circunstancia que le añade un encanto rústico en consonancia con la magia del lugar donde se asienta.

























miércoles, 2 de enero de 2013

El Bufón de Ballota


























El bufón de Ballota con actividad moderada.




 


















 
Vista de la zona donde se encuentra el bufón con el suelo arenoso.






 
Los bufones son uno de los elementos más llamativos del paisaje litoral de Llanes y Ribadedeva. La palabra bufón y otras que en la zona se utilizan para designar el fenómeno, como resollo o soplao, aluden al característico ruido que originan. Son simas abiertas en la rasa calcárea que llegan hasta galerías subterráneas sujetas a la acción de las mareas. Cuando el oleaje invade la galería subterránea, el aire que contiene sale a presión por el agujero y tras él surge el agua bajo la forma de chorro. De la fuerza de las olas y de la anchura del agujero dependerá la intensidad del bufido, soplido o resuello y la altura de la columna de agua. El 31 de diciembre hubo  marejada,  la suficiente para que algunos bufones estuvieran activos. Al este del pueblo de Cué (Llanes), poco antes de la playa de Ballota, en la zona denominada Las Tembladeras hay varios, aunque sólo el más dinámico, que responde al mismo nombre de Ballota, puso el entusiasmo suficiente para despedir el año 2012





















 

No es recomendable arrojar piedras y palos en la grieta.



 






























 

El bufón y los diversos agujeros del terreno envuelven en rugidos los campos de Cué.



Exposición de Bonsáis en Porrúa

Otro año más la muestra de bonsáis en Porrúa atrae mi atención. Formas rectas, inclinadas ...