sábado, 5 de enero de 2013

Santa María de Tina












Costa de Pimiango.
























Ruinas del monasterio de Santa María de Tina,Pimiango.



Desde la Sierra Plana de Pimiango (Ribadedeva), el mar está casi al alcance de la mano. En medio, la estrecha rasa de Tina y a la izquierda su prolongación en la península de Tronía. En tan corta distancia, el faro de San Emeterio, la ermita de San Emeterio, la cueva del Pindal, la iglesia de Santa María de Tina comparten un entorno natural sobresaliente. Los restos de esta pequeña iglesia se alzan en un claro entre encinas y eucaliptos. Son ruinas solitarias. La construcción inicial es de fecha incierta, tal vez en los siglos VII-VIII, anterior al año 932 en la que aparece la primera referencia escrita. Fue un monasterio pero son escasos los datos que se conservan de sus comienzos. El templo en su origen tenía una sola nave. En la reconstrucción realizada en los siglos XIII-XIV con elementos de la arquitectura cisterciense se instaló la cabecera actual formada por tres ábsides. Hubo reformas posteriores en las se añadieron otros componentes que aun permanecen, como por ejemplo la espadaña que remata la obra quizá desde el siglo XVII. Su fábrica es en general tosca, circunstancia que le añade un encanto rústico en consonancia con la magia del lugar donde se asienta.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...