viernes, 26 de julio de 2013

Arroyo Abanes en Buelna








Ensenada de La Silluca, Buelna.







 
La ensenada de la Silluca tiene una marcada forma circular y sus aguas resplandecen en los días soleados sobre la arena del fondo. Se abre al oriente de Buelna, más allá de la playa interior de Cobijeru, camino de los bufones de Santiuste. En las grandes bajamares, una franja de arena emerge y transformada en playa invita sugerente al baño, aunque para ello habrá que descender por el acantilado. Horadada por la mar la piedra caliza cedió el sitio y más o menos en su centro permitió que el arroyo Abanes desagüe. Este arroyo discurre por un pequeño valle y en los metros finales desciende de forma abrupta por entre el acantilado hasta verter en la ensenada. Las pozas escalonadas que atraviesa su caudal, formadas en la piedra pulida y requetepulida por la acción del agua y de los materiales transportados, reciben un sonoro y imaginativo nombre: marmitas de gigante. Abanes es la pequeña joya que se engasta en este rincón de la costa llanisca.










 

 
El arroyo se precita a un mar con todas las tonalidades de azul.

jueves, 18 de julio de 2013

El puerto de Llanes







La villa de Llanes tuvo actividad marinera desde su creación en la Edad Media. A lo largo de los siglos el puerto constituyó uno de los centros económicos importantes. La pesca, de bajura y de altura, así como el comercio marítimo proporcionaron riqueza y permitieron a los llaniscos mantener un variado tráfico con otros puertos cantábricos y atlánticos. A fines del siglo XVIII la actividad comercial del puerto decae y en la actualidad sólo la pesca pervive, en pequeña medida, disponiendo de una dársena para el atraque de sus embarcaciones en la que está situada la lonja. La entrada en el puerto, entre el dique de la Osa y Punta Calavero, siempre ha sido difícil por la angostura del canal y la resaca, que desaconsejaban el acceso cuando la mar estaba en malas condiciones. Recientes obras han intentado mejorar las condiciones, habilitar los muelles interiores para el amarre de las embarcaciones de recreo y, sobre todo, aumentar el calado, siempre escaso. A fin de proteger estos pantalanes se instalaron unas compuertas, que han sido retiradas en varios ocasiones dando lugar a una historia de “pon y quita”, origen de frecuentes comentarios jocosos o críticos entre quienes acuden de forma asidua al puerto.










 

















El puerto está situado en la desembocadura del río Carrocero
y ha sido reformado en el año 2012.


Situación:
43º  25´ 30"  N
04 º 45´ 00"  W





 
















 
Edificio de la Lonja.





 






















jueves, 11 de julio de 2013

El arroyo de La Bola




















De las muchas corrientes de aguas que discurren por el concejo de Llanes, el arroyo de La Bola merece más interés del que despierta. Nace en las estribaciones de la Sierra del Cuera, cerca del Alto de la Tornería y corre hacia el poniente al pie de estos montes, alimentando la diminuta laguna de La Marea. En el camino atraviesa las lindes de las Mañangas de Porrúa en dirección a los pueblos de Piedra y Quintana por cuyas proximidades pasa hasta llegar a Posada. Durante una gran parte de su trayecto sólo se ve el cauce seco. En varios puntos el arroyo ha sido cegado a propósito por toneladas de arena y piedra. ¿Qué razón había para lo que parece un descuidado intento de aniquilación? Cerca de Piedra vuelve a correr el agua, pero ante el cauce desnudo y el hermoso bosque de ribera, el recuerdo de las aguas, nos interroga sobre las causas de su destrucción.




jueves, 4 de julio de 2013

Playa de Vidiago
























El río y la marea producen muchos cambios
por la cantidad de arena y cantos rodados que se acumulan en esta zona.






En la desembocadura del río Novales, rodeada de acantilados, se abre la playa de Vidiago. Al llegar por la carretera sólo se ve la parte oeste, que la pleamar oculta en su mayor parte, dejando solo a la vista unos pocos metros de cantos rodados. El promontorio rocoso donde se halla instalado un camping divide el arenal, que al otro lado, en la parte este, ofrece la más extensa zona de baño y la mejor para tomar el sol. Su longitud total de 260 metros y la línea recta de la playa se pueden apreciar con marea baja, pero la subida del mar cubre el punto de unión de las dos partes y las separa. Cuando así ocurre, el acceso se realiza a través de la senda ceñida al saliente del acantilado, bordeando a los campistas, a quienes se envidia por el privilegiado emplazamiento.

































Los socorristas en la temporada de verano 
vigilan el entrante oriental, el más amplio, conocido como
playa de Bretones. 


Exposición de Bonsáis en Porrúa

Otro año más la muestra de bonsáis en Porrúa atrae mi atención. Formas rectas, inclinadas ...