sábado, 31 de agosto de 2013

Huellas vegetales del indiano en Colombres
















En la fisonomía de los concejos de Llanes y Ribadedeva, al igual que en la de muchos otros asturianos, aún hoy día está presente la huella de los indianos. Emigrantes en Ultramar enriquecidos que al regresar edifican suntuosas viviendas y mejoran la vida de los pueblos de origen con construcciones, ideas y proyectos. A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y en los primeros treinta años del siglo XX acontece la ida y venida de estas gentes. Colombres es un magnífico ejemplo de los nuevos aires que trajeron los indianos. Al lado de sus casonas, plantaron los árboles de más allá del mar, recuerdos vivos de aquellas tierras. Sobre todo palmeras, que en Colombres guían por estas rutas del pasado reciente. O las frondosas magnolias del jardín de la Quinta Guadalupe. Exóticas enseñas vegetales integradas ya en nuestro paisaje.







Los penachos de las palmeras adornan los jardines indianos.









 



 Variedad de magnolia grandiflora siempreverde en Colombres con sus grandes flores de color blanco-marfil que florece de verano a otoño. 

viernes, 23 de agosto de 2013

Las Nieves




 


Camino a las Nieves.





 

Cualquiera que resida en el pueblo de Póo ha visitado más de una vez la ermita de las Nieves. También los habitantes de la cercana villa de Llanes. Situada a las afueras del pueblo, a su lado se divide el camino que lleva a Parres y a Porrúa. Bajo el porche que protege la entrada a la austera capilla, los poyetes sirven de asiento a fieles y caminantes. Lugar religioso, con fiesta y procesión que se celebran el 5 de agosto. Cruce de caminos asimismo, es decir, lugar de paso, de tránsito, antes afanoso de aquellas mujeres que venían desde Porrúa a la costa para vender los quesos, hoy de quienes pasean sin prisa o con afán excursionista por la ería de las Nieves.


                                                   
 Capilla de las Nieves.




 
Al final del camino el pueblo de Parres.


sábado, 17 de agosto de 2013

Puesta de Sol











  





Puesta de sol en la costa de Llanes.



 
















Caminando de Llanes a Póo, por el sendero de la costa. El sol se pone detrás de la isla de Almenada o de Póo, aunque siempre la llamé isla de San Martín. Es el 15 de agosto de 2013. Póo celebra la fiesta de La Asunción y Llanes se prepara para el día grande de las fiestas de San Roque.









La luna da paso a la noche festiva.

jueves, 8 de agosto de 2013

La Plaza de Colombres



Siempre que me acerco a Colombres, me detengo unos instantes en la Plaza. Su promotor, el indiano Manuel Ibáñez Posada, conde de Ribadedeva, no llegó a verla. Murió en 1891 y fue su hermano Luis el que continuó la obra. De forma ovalada, transmite las ideas de orden, centro y modernidad urbana que impulsaron este proyecto de finales del siglo XIX. En derredor, los edificios se acomodan obedientes a esos significados. El Ayuntamiento, construido también por la iniciativa de Manuel Ibáñez Posada, que lo mira de tu a tu desde la estatua colocada en la plaza. La ecléctica Quinta Guadalupe, con sus llamativos azules, y la adusta casona de Iñigo Noriega Mendoza, de blanco riguroso, arquitecturas de aquellos indianos que como el conde de Ribadedeva y otros tuvieron éxito en “las Américas”, regresando a la tierra natal para contarlo y realizar importantes mejoras en la villa y pueblos. También la Iglesia Parroquial de Santa María con su macizo volumen y las torres cuadradas se asoma desde la altura. Espacio donde se encuentran los poderes terrenales y los espirituales, donde juegan los niños y se celebran las fiestas, la Plaza de Colombres lleva más de cien años cumpliendo de forma sobresaliente la función para la que fue creada.





El Ayuntamiento y la iglesia.






 Casa de indiano propiedad de los herederos de Íñigo Noriega Mendoza y debajo La Quinta Guadalupe o Archivo de Indianos.

viernes, 2 de agosto de 2013

Prados cerrados



La economía de los concejos de Llanes y Ribadedeva fue tradicionalmente agraria, con predominio de la actividad ganadera. Aunque las explotaciones ganaderas han cambiado mucho, aun hoy día es habitual ver en los prados y sierras, vacas, ovejas, cabras y caballos. Estos prados se hayan cercados por cierres de piedra o vegetales. La abundancia de piedra ha permitido desde antiguo la construcción de setos con este material; son los “cierrus” con su “portiella” o puerta de acceso al interior. En su gran mayoría son obras de mamposteria, en las que las piedras son colocadas a mano unas sobre otras; en muchas de ellas no se utiliza argamasa o mortero para unir los mampuestos, que por su apilamiento ordenado mantienen la verticalidad del cierre. Construcciones sencillas y útiles que se levantan, se deterioran, se abandonan y se vuelven a elevar desde hace siglos.


















Praderas de Pruneda, Purón,Llanes.











Porrúa.












Piedra.














Exposición de Bonsáis en Porrúa

Otro año más la muestra de bonsáis en Porrúa atrae mi atención. Formas rectas, inclinadas ...