sábado, 14 de septiembre de 2013

Cué










Cué descansa al pie de la sierra plana del mismo nombre, junto al mar. En las afueras de la villa de Llanes, al este, sale la carretera local que en cinco minutos lleva al pueblo. En estos pocos kilómetros los aires burgueses de Llanes se trastocan en imágenes de campo. La carretera cruza Cué para que observemos sus casas apretujadas, de diseño popular y en las que destaca el acertado uso de la piedra. No es por casualidad. De aquí eran los artesanos canteros que aplicaron su saber en muchas partes de España e incluso ayudaron en la construcción de El Escorial. Aun se observan las manifestaciones del oficio en los buenos sillares de piedra para los cortafuegos y paredes divisorias, o en esa curiosidad de las escaleras exteriores que desde la fachada permiten el acceso al piso superior. Existen más y solo hay que buscarlas con la mirada, paseando por Cué.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Fiesta en Póo de Llanes (II)

Y todo comienza preparando las flores para adornar el "Ramo", escogiendo las mejores hortensias y dalias qu...