viernes, 6 de septiembre de 2013

Islote Ballota





















En la costa oriental asturiana son frecuentes los islotes surgidos muy cerca de la línea de acantilados como consecuencia de la intervención de los agentes erosivos. Pequeñas porciones de tierra, coronadas a veces por un poco de hierba y abundante matorral crecidos sobre los farallones. A escasa distancia de tierra firme, en ellos anidan las gaviotas y otras aves marinas o, en contados casos, si son accesibles y la extensión lo permite, proporcionan un escaso alimento a cabras y ovejas. En la zona se los denomina castros y si bien pueden ser vistos como avanzadilla de la tierra firme, forman en realidad los restos de su retroceso. Ni las cabras, ni las ovejas visitan el castro de Ballota, que con las verticales paredes y un aspecto compacto parece rehuir la presencia de cualquier ser no volador. Situado al noroeste de la playa de Ballota y prolongando la punta del mismo nombre, se enfrenta con actitud adusta a los embates de la mar.








El islote Ballota visto desde la playa de Andrín y en la imagen inferior desde los acantilados de Cué.





 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...