jueves, 28 de noviembre de 2013

El Allende de Llanes
















El Allende es un lugar de la parroquia de Vibaño. Unas pocas casas en la ladera de la sierra, que miran a un amplio paisaje. Desde la carretera AS-115, Posada de Llanes-La Robellada, se llega a La Herrería, al lado de Vibaño. Allí se cruza el puente sobre el río de las Cabras o Bedón. El puente de piedra se construyó en 1830 por mandato del Cardenal Pedro Inguanzo y Rivero, oriundo de La Herrería, y su estado de conservación es bueno. A la derecha, la pista asfaltada conduce hasta El Allende. En el trayecto, la diminuta capilla de San Cosme y San Damían, solitaria y encalada, contrasta con el entorno de prados, cerros y picos. La distancia es corta pero al ascender la vista se ensancha y, con buena tiempo, los Picos de Europa parecen cercanos.

































Vista de Vibaño desde El Allende.






viernes, 22 de noviembre de 2013

Playa de El Sablón




 















La cuidada forma circular de la playa de El Sablón y su reducidas dimensiones acentúan el aspecto de playa urbana que este arenal tiene. Situada en la misma villa de Llanes, la plataforma rocosa del Paseo de San Pedro la protege por el norte cercando la pequeña bahía. Por el oriente, un cierre natural de rocas calizas, asiento de varias construcciones en línea, se transforma unos metros más allá en el espigón rompeolas, aumentando la sensación de encajonamiento que despierta a pie de arena. Pero la sensación no incomoda, sino que surge agradable, pues la playa se convierte en abrigo cómodo, donde el agua y la arena están bien avenidos, y en lugar para entretener la mirada mientras se camina por el paseo marítimo que la rodea. En la lengua asturiana (bable) uno de los significados de la palabra sable es arena, !qué más irónico para una pequeña playa que llamarla El Sablón!






















Fotografía de la playa de El Sablón de 1892,Balneario y casetas rodantes.
Publicada en "Llanes Siglo XIX", El Oriente de Asturias.
La capilla de San Antón arriba a la izquierda no existe en la actualidad. 




                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              













La playa desde el Paseo de San Pedro.                                             

jueves, 14 de noviembre de 2013

Iglesia de San Román de Cué




Un poco separada del pueblo de Cué se alzan la iglesia parroquial y el cementerio. Del caserío, asentado a los pies de la sierra plana de su nombre, parte un camino que asciende hasta el templo. Pocos metros más allá los altos acantilados ponen fin a la tierra. La iglesia, robusta y sencilla, domina el pueblo desde esa poca altura. En 1928 se añadió un cuerpo más a la torre y se instaló el reloj. Fue una buena obra porque esa torre cuadrada y la pequeña cúpula que la rematan añadieron a la construcción la esbeltez que le faltaba. El enclave apartado, el fondo marino y la acertada disposición de la iglesia y el cementerio constituyen un potente imán para atraer las miradas sobre este paisaje.





                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                













  

El alto muro rodea el cementerio y no impide el sonido del mar,
camino hasta el acantilado y espero a que el sol se oculte.
















viernes, 8 de noviembre de 2013

Lloviendo a mares en los bufones






















Los bufones de Arenillas se encuentran situados muy cerca del pueblo de Puertas de Vidiago. A ellos se puede llegar en coche lo que desaconsejo vívamente, pues priva de un agradable paseo. Compensa siembre hacer ese breve recorrido para observar a los bufones en acción, sentir la fuerza de la mar en movimiento, que penetra por la galería subterránea y sale expulsada sima arriba bufando. El pasado sábado 2 de noviembre, sobre las 15,00 horas, me acerqué a Arenillas. Por la mañana había visto oleaje suficiente para que los bufones resoplaran. El cielo estaba cubierto de nubes pero la temperatura era buena y, tras haber soplado flojo del sudoeste, el viento desapareció del todo. Quietud. Al poco tiempo, desde el noroeste regresó el viento, cada vez con mayor empuje, refrescó el ambiente, las nubes se oscurecieron y empezó a llover sin parar. Algunos curiosos quisieron exponerse al mismo tiempo a las dos aguas, la de lluvia y la del mar. Dudo que la mezcla fuera saludable.



Paisaje Natural de los bufones de Arenillas,desde 2001 es espacio protegido.



















                                                                  
                                                                                                           












                                                                                    
Hoy la potencia de los bufones no es muy fuerte, la lluvía y el viento dominan.







                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           
 

viernes, 1 de noviembre de 2013

Criaderos de marisco en Villahormes










La retorcida costa de Llanes ha sido aprovechada en más de una ocasión para construir viveros de marisco. Al caminar por los acantilados se observan todavía los restos de esas instalaciones que aprovechan las ensenadas y entrantes naturales. Con frecuencia son de dimensiones muy reducidas, apenas una pequeño habitáculo para la cetárea. A veces, sin embargo, encontramos viveros de mayor tamaño, con varias piscinas al abrigo del oleaje para las crías de centollo y langosta. Al oeste de la playa de La Huelga, a la altura de Villahormes, se pueden observar un criadero de buenas dimensiones, hoy en desuso. Tras contemplarlo, seguimos hacia el poniente por la quebrada e irregular línea del litoral.


Utilizando como cimiento el acantilado las paredes se levantan en el entrante de mar.












Ventanas que miran al paisaje.

Me gusta descubrir ventanas a biertas, cerradas, nuevas,  viejas y abandonadas.  ...