jueves, 14 de noviembre de 2013

Iglesia de San Román de Cué




Un poco separada del pueblo de Cué se alzan la iglesia parroquial y el cementerio. Del caserío, asentado a los pies de la sierra plana de su nombre, parte un camino que asciende hasta el templo. Pocos metros más allá los altos acantilados ponen fin a la tierra. La iglesia, robusta y sencilla, domina el pueblo desde esa poca altura. En 1928 se añadió un cuerpo más a la torre y se instaló el reloj. Fue una buena obra porque esa torre cuadrada y la pequeña cúpula que la rematan añadieron a la construcción la esbeltez que le faltaba. El enclave apartado, el fondo marino y la acertada disposición de la iglesia y el cementerio constituyen un potente imán para atraer las miradas sobre este paisaje.





                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                













  

El alto muro rodea el cementerio y no impide el sonido del mar,
camino hasta el acantilado y espero a que el sol se oculte.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...