jueves, 18 de diciembre de 2014

Los muros de Pría



























La costa de Pría es objeto de la visita de curiosos y turistas, en mayor número cuando hay fuerte oleaje que se estrella contra los altos acantilados y sale a presión despedida hacia las alturas por sus conocidos bufones. El recorrido comienza normalmente en el pueblo de Llames y se desarrolla por la vertiente oriental de la Playa de Guadamía y de la Ensenada de la Aguada. Si queremos colocarnos en un observatorio diferente, aunque también digno de atención, tenemos que pasar al lado occidental. Una estrecha carretera, cercana al Castro Arenas, discurre en paralelo al afilado entrante que forma la ensenada hasta finalizar en un área recreativa al borde del mar. Mucho menos visitado, sin embargo permite ver mejor la alargada muralla natural que forman los acantilados de Pría hasta Peña Mayor y el Alto de la Atalaya, con sus numerosos recortes y aberturas. Cuando el temporal se abate sobre la costa, desde estos miradores naturales podemos admirar en todo su esplendor y con las adecuadas precauciones el espectáculo combinado que crean los bufones, las crestas de las olas rebasando el borde del acantilado y el estruendo que estas masas de agua originan. No se olvida con facilidad.




















Ensenada de La Aguada.









































































jueves, 4 de diciembre de 2014

Porrúa y su aguacate






El  gran aguacate de Porrúa.






Los árboles de grandes dimensiones son escasos en los concejos de Llanes y de Ribadedeva. Entre los pocos ejemplares se encuentra el aguacate que crece en el pueblo de Porrúa. Domina con su monumental figura  la finca donde se halla el Museo Etnográfico del Oriente de Asturias. En esta finca hay otros árboles, frutales y de bosque, pero todos quedan empequeñecidos ante la presencia del aguacate. Su tronco se divide casi desde la base hasta configurar una amplia copa, sobre poderosas ramas que necesitan de sujeción para evitar la rotura por el peso. El ejemplar procede de México, que con Guatemala y El Salvador son los países de donde esta especie es originaria. Plantado en 1906, sus más de 100 años de edad constituyen título bastante para detenerse unos minutos y admirarlo. Recuerdo de aquéllos que se fueron a hacer “las Américas”.





























































jueves, 20 de noviembre de 2014

La playa de Poó y sus manantiales



 









 


 




La ensenada de Poó recibe las aguas del arroyo Vallina que antes de la desembocadura forma un diminuto estuario. No son las únicas aguas dulces del arenal. Por medio de canales horadados en la roca caliza del acantilado, tan soluble, pequeñas corrientes de agua brotan de la piedra o surgen en la arena de la ensenada. Mas frecuentes en la pared oeste, son manantiales de muy escaso caudal y corto trayecto que en su mayoría se unen a la corriente del arroyo Vallina. Al igual que éste, la temperatura de sus aguas es normalmente más fría que la marina y, salvo en invierno, sientes la diferencia cuando caminas con los pies desnudos por la playa. Durante muchos años cuando en la playa no había ducha me quitaba el salitre en uno de los manantiales que surge directamente de la roca. Y sigo escudriñando con curiosidad el relieve del acantilado para descubrir nuevas fuentes.
































En la bajamar se aprecian los pequeños manantiales.








viernes, 7 de noviembre de 2014

Cita de bodyboard en Andrín

















 





















El día 2 de noviembre acudí a la cita de bodyboard en la playa de Andrín. La competición había comenzado el día antes,en que las condiciones de la mar no fueron del todo buenas. En cambio, el domingo el viento del noroeste permitió la formación de olas adecuadas. La situación del islote Ballota en las proximidades de
la playa favoreció un oleaje variado, tal vez no el mejor para la práctica de bodyboard pero suficiente para disfrutar del entusiasmo
de los participantes en la prueba.




 





































jueves, 23 de octubre de 2014

Restos del mundo rural en Llanes
















La diferencia entre los pueblos llaniscos del litoral y los asentados en los valles interiores es grande aunque la distancia sea de pocos kilómetros. En la línea de costa, las señas de identidad características del mundo rural han prácticamente desaparecido, con el abandono casi total de la actividad agrícola y ganadera. En el interior, donde el turismo ha sido menos intenso y los sectores económicos ligados a él han tenido un desarrollo inferior, todavía se pueden observar, en la arquitectura popular y en sus usos, numerosas señales del pasado agrícola y ganadero. El secado de las fabas, colgadas en los hórreos y paneras o en las galerías y corredores de las casas, es una muestra, ahora residual, de lo que en otro tiempo supuso un uso intensivo de los recursos que podía proporcionar el campo. En el valle de Ardisana y en la cuenca del Río de las Cabras pueden verse las fabas secando en el interior de sus vainas al abrigo de esas construcciones para el posterior almacenamiento.






















Cosecha de fabas secando en Vibaño.























Hórreo en Meré.





Nueces y habas en un hórreo con corredor en Meré.







 
 




  La cosecha del huerto cuelga de las paredes del hórreo.

sábado, 11 de octubre de 2014

Arcoíris en el campo de bufones de Pría en Llanes.




















 


Aquél día hacia un cielo azul y la mar, embravecida, golpeaba con fuerza los acantilados de Pría. En el campo de bufones el agua ascendía a gran presión por las grietas y sus bramidos se unían al estruendo del oleaje contra la piedra desnuda. Las gotas de agua pulverizada formaban una neblina de sabor salobre que luego la brisa diluía. Los rayos de sol, -¡era una mañana magnífica!- al atravesar esa bruma creaban arcoíris que aparecían y desaparecían. La descomposición de la luz para llenarse de color adopta ante nuestros ojos la forma de un arco. Pura apariencia, forma realmente anillos luminosos que no podemos ver salvo desde mucha altura. Caminando desde la playa de Aguamía hasta el cenote de Pozo Seco, con el sol a la espalda, las bandas de colores guardan ese secreto. En Pría arcoíris y bufones conviven en líquida armonía.



















La costa de Pría en Llanes siempre sorprende.




                                             




miércoles, 24 de septiembre de 2014

Camino de Santiago en Bustio







En Bustio comienza la parte asturiana de la ruta Jacobea de la costa, que conduce a Santiago de Compostela por el litoral cantábrico, con parada en la catedral de San Salvador de Oviedo. El Camino atraviesa de este a oeste los concejos de Ribadedeva y Llanes. Nada más cruzar el puente que sobre el río Deva une a Unquera (Cantabria) con Bustio (Asturias), la ruta de Santiago asciende a Colombres. En su inicio dejamos a la derecha el edificio donde en su día estuvo abierta la conocida fonda “Casa Velarde”, y unos pasos después el Chalet Villa Delfina, magnifica construcción de tipo montañes. La subida nos permite descubrir, a nuestras espaldas, la ría de Tina Mayor y el valle del Deva en su parte final, mientras que a la derecha, paralela al Camino, la Sierra plana de Tina con el pueblo de Pimiango impide la vista del mar. Por el sur, las últimas estribaciones de la Sierra del Cuera, sin las pronunciadas pendientes que unos kilómetros más allá va a tener. Es un tramo corto para llegar a Colombres, apenas quince o veinte minutos de andadura hasta el albergue de peregrinos, pero la mirada se ensancha según se va haciendo el recorrido.


 Villa Delfina.



                           Pimiango.










Bustio con su ría.























Grupo de peregrinos llegando al albergue de Colombres.

Ventanas que miran al paisaje.

Me gusta descubrir ventanas a biertas, cerradas, nuevas,  viejas y abandonadas.  ...