jueves, 16 de enero de 2014

Temporal en Andrín















Para mirar las olas, vete a Andrín. A los altos acantilados situados al oeste de la playa. Es la zona conocida con el nombre de la Tejera. Entre las rocas, las sendas y pasos que usan los pescadores para llegar a los puestos de pesca nos acercan al borde. La orientación del acantilado y su verticalidad hacen que en los temporales con vientos del norte o del noroeste el oleaje se estrelle con fuerza y suba por sus paredes. Hay que tener mucha precaución. En esos momentos la turbulencia del mar y la belleza de la ensenada se asocian para crear un paisaje que impresiona. Las crestas de las olas se elevan y rompen, el agua rebota y se encrespa, la espuma blanca forma bandas que van ampliando su extensión, el ruido crece. El efecto llega a ser hipnótico.







Viento,olas y la marea en su momento perfecto.



























Las olas vienen rápidas, potentes y desordenadas.



 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...