jueves, 10 de julio de 2014

La fonda de Bustio














 "Casa Velarde" primera casa situada a la izquierda en Bustio. 










Bustio es, lo dije hace pocos días, lugar de paso. También lugar de descanso en el camino. Y “Casa Velarde” constituyó durante muchos años el mejor alojamiento para el viajero cansado. Desconozco cuando abrió sus puertas, pero a finales del siglo XIX funcionaba como casa de postas y fonda, la más confortable en muchos kilómetros a la redonda según el comentario general de la época. Aun sigue en pie el edificio, destinado luego a comercio hasta cerrar su puertas, cerca del puente como invitación al viajero. Numerosas personas ilustres, nacionales y extranjeras se alojaron en sus habitaciones y compartieron sus experiencias de viaje. Aquí pernoctaron y coincidieron geógrafos, geólogos, zoólogos, paleontólogos, descubridores de cuevas prehístoricas; asimismo, buscadores de minas, comerciantes e industriales. Todos ansiosos por desvelar los misterios de los Picos de Europa y de otras zonas del oriente de Asturias, ya en beneficio del conocimiento científico, ya con el propósito de fundar empresas o hacer negocios. Uno de los múltiples encuentros que tuvieron lugar en “Casa Velarde” ocurrió en 1907. Entre el Conde de Saint Saud, geògrafo frances, Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa, escritor, político y periodista, y Gustavo Schulze, geólogo alemán. El conde había intentado escalar el Naranjo de Bulnes si bien no pudo alcanzar la cima, Pedro Pidal junto con el pastor Gregorio Pérez Demaría “El Cainejo” fue quien primero la coronó en 1904, y Gustavo Schulze realizó en 1906 la segunda ascensión completa pero esta vez en solitario. Es facil saber de qué hablaron.






             
 













El color anaranjado al observar los Picos de Europa sirvió
 para poner nombre al Naranjo de Bulnes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...