miércoles, 27 de agosto de 2014

La Cueva Arenas en Cué

 




Al este de Cué, en la ensenada de El Gordo, la cueva Arenas abre su boca en el acantilado para recoger las aguas del arroyo y verterlas en la mar. El riachuelo ha ido excavando en el pequeño valle y el cauce forma un grieta en el terreno, donde tan frecuente es la presencia de ganado vacuno pastando. Por la cueva desagua el arroyo, aunque también el agua marina, haciendo el recorrido inverso, se adentra y deja su huella cuando hay oleaje. Entonces, la oquedad trasmite a la tierra el bufido de la mar, sordo y profundo. A veces se convierte en un bramido, tras el que uno se pregunta casi inconscientemente ¿qué ser o animal terrible la habita? Solo es la mar pero la neblina que envuelve la cavidad acentúa el efecto y convierte un fenómeno natural en un paisaje de misterio.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...