jueves, 20 de noviembre de 2014

La playa de Póo y sus manantiales



 









 


 


La ensenada de Poó recibe las aguas del arroyo Vallina que antes de la desembocadura forma un diminuto estuario. No son las únicas aguas dulces del arenal. Por medio de canales horadados en la roca caliza del acantilado, tan soluble, pequeñas corrientes de agua brotan de la piedra o surgen en la arena de la ensenada. Mas frecuentes en la pared oeste, son manantiales de muy escaso caudal y corto trayecto que en su mayoría se unen a la corriente del arroyo Vallina. Al igual que éste, la temperatura de sus aguas es normalmente más fría que la marina y, salvo en invierno, sientes la diferencia cuando caminas con los pies desnudos por la playa. Durante muchos años cuando en la playa no había ducha me quitaba el salitre en uno de los manantiales que surge directamente de la roca. Y sigo escudriñando con curiosidad el relieve del acantilado para descubrir nuevas fuentes.
































En la bajamar se aprecian los pequeños manantiales.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...