jueves, 18 de diciembre de 2014

Los muros de Pría



























La costa de Pría es objeto de la visita de curiosos y turistas, en mayor número cuando hay fuerte oleaje que se estrella contra los altos acantilados y sale a presión despedida hacia las alturas por sus conocidos bufones. El recorrido comienza normalmente en el pueblo de Llames y se desarrolla por la vertiente oriental de la Playa de Guadamía y de la Ensenada de la Aguada. Si queremos colocarnos en un observatorio diferente, aunque también digno de atención, tenemos que pasar al lado occidental. Una estrecha carretera, cercana al Castro Arenas, discurre en paralelo al afilado entrante que forma la ensenada hasta finalizar en un área recreativa al borde del mar. Mucho menos visitado, sin embargo permite ver mejor la alargada muralla natural que forman los acantilados de Pría hasta Peña Mayor y el Alto de la Atalaya, con sus numerosos recortes y aberturas. Cuando el temporal se abate sobre la costa, desde estos miradores naturales podemos admirar en todo su esplendor y con las adecuadas precauciones el espectáculo combinado que crean los bufones, las crestas de las olas rebasando el borde del acantilado y el estruendo que estas masas de agua originan. No se olvida con facilidad.




















Ensenada de La Aguada.









































































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...