jueves, 26 de febrero de 2015

Porrúa ganadera

























Plaza del pueblo en una mañana de feria.






























Al pie de la Sierra del Cuera se halla Porrúa. Esta proximidad favoreció una prolongada tradición ganadera, característica de los pueblos pegados a la sierra o enclavados en sus valles. Aunque en franco retroceso desde hace muchos años, todavía pueden verse manifestaciones de esa tradición. Antaño, fueron los pastos comunales del Cuera el sustento principal del ganado vacuno, ovino y, en menor número, caprino. Las vacas pastaban en la montaña desde primeros de mayo hasta finales de junio, en que eran  conducidas a terrenos más bajos y a partir de esta fecha subían las ovejas y cabras a las zonas altas donde permanecían hasta principios de octubre. En Porrúa la explotación ganadera se vio propiciada por las praderas y pastizales de su entorno, en especial, en “Las Mañangas”, donde las depresiones y cuetos modelan un relieve irregular. Hoy día, las explotaciones de ganado vacuno son las más numerosas y el pastoreo de ovejas y cabras es muy reducido. De vez en cuando se convocan ferias y concursos en su plaza, restos de una cultura ganadera en declive.




































jueves, 12 de febrero de 2015

Un vistazo a las ruinas de Noriega en Ribadedeva



























El pueblo de Noriega, en el concejo de Ribadedeva, se asocia comúnmente con la torre bajomedieval del mismo nombre, situada en el barrio de Maravillas. No pongo en duda que se trata de la edificación de mayor relevancia arquitectónica, a pesar de su continuado estado de abandono. Pero Noriega tiene otros elementos de gran interés. Para mí fue una sorpresa descubrir al otro extremo del pueblo, en el barrio de Las Helgueras, las ruinas de los dos chalets edificados por los hermanos Noriega Madrid, indianos dedicados en México al negocio textil. Hoy día se mantienen en pie las paredes del chalet de Modesto, uno de los hermanos, aunque resultan más imponentes los restos del chalet de su hermano Constantino y del jardín o parque con las altas palmeras que embellecían la finca. Aun en su estado actual el atractivo visual y la capacidad evocadora de este conjunto son muy grandes y aumentan con la hermosa fachada de ladrillo cara vista del edificio donde en su día Constantino  habilitó el garaje. 




Chalet de Modesto.




















































Estado del jardín y de la casa de Constantino.










Ventanas que miran al paisaje.

Me gusta descubrir ventanas a biertas, cerradas, nuevas,  viejas y abandonadas.  ...