jueves, 9 de abril de 2015

El vivero marino de la Playa de La Franca























En bajamar. Camino por el pedrero que separa el arenal de La Franca de las playas vírgenes situadas al este, en la ensenada de Mendía, cubiertas de cantos rodados y grava, a las que es difícil llegar. Entre las rocas del acantilado, batidas por las olas,  se hallan los restos de un vivero de marisco. Aun en estado de abandono es una construcción imponente y sus gruesos muros, formados por piedras unidas sin argamasa, encierran un amplio espacio donde los centollos y langostas crecían al compás de las mareas. Ando por encima de estas recias paredes, admirando la obra.


































El criadero se integra en el roquedal sin discordancia alguna; por el contrario, en vez de restar valor a los elementos naturales circundantes (el mar, las playas, el acantilado), los complementa y realza. El buen hacer de sus constructores permanece y el afortunado resultado da nombre incluso a la playa de al lado, que recibe la denominación de El Vivero. 




2 comentarios:

  1. Hola Angeles, he dado con tu blog a través de M.José de La Tabla, ella decía que tu blog es precioso y realmente tiene razón, me ha gustado mucho saber todo lo que cuentas sobre estos rincones y las bonitas fotos que haces.
    Me quedo para seguirte!!
    Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias yo también soy seguidora del blog de La Tabla y espero que te siga interesando el paisaje de la zona oriental de Asturias.

      Eliminar

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...