jueves, 30 de julio de 2015

La costa de Pría a Ribadesella (2)




















Seguimos por el sendero que bordea los acantilados desde Castro Arenas hasta la zona llamada El Infierno. Estamos en territorio riosellano. El paisaje es roca y mar. Roca que se curva en arcos, se ahonda en simas y cuevas, sobresale en promontorios o se fractura en grietas.Alrededor, el mar, bajo las arcadas, al fondo de las simas, desgastando los recortes o llenando los canales. Es difícil destacar qué llama más la atención. 























En el paraje de Jalapuerca, el agua ha socavado la parte baja del acantilado y ya se atisba la luz del otro lado. Poco después, los dos bufones de La Ventanona con sus superficies pulidas nos recuerdan la fuerza de estas aguas. Más allá, el Pico de Palo Verde anticipa el futuro islote en que se va a convertir. La unión del peñón con tierra firme se mantiene gracias a un pasillo rocoso que poco a poco irá desmoronándose hasta dejarlo aislado. El paisaje activa la observación, la imaginación. Todavía no hemos concluido el paseo.

















2 comentarios:

  1. Impresionantes fotos y qué lugares tan hermosos!
    Un beso, Angeles.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, y yo sigo admirando tus fotos siempre tan cuidadas e inspiradoras.
    un saludo.

    ResponderEliminar

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...