jueves, 29 de octubre de 2015

Observando las corrientes en la costa de Llanes
























En estas fotografías se ve el pueblo de Pendueles y la costa próxima en dirección a Buelna. Distinguimos en la rasa la senda costera, que lleva a la playa de Pendueles y serpenteando nos acerca a los muchos recovecos del litoral. Sobre todo se ve el mar en calma. La falta de oleaje permite observar mejor las corrientes que lo recorren, movimiento superficial del agua en medio de la tranquilidad del mar. 




















Desde cierta altura se consigue una visión más amplia y completa de  estas corrientes marinas. Por eso miramos la costa desde los Llanos situados en paralelo que  forman parte de la Sierra Plana de la Borbolla.  






jueves, 15 de octubre de 2015

Laguna de Calabres













En Posada de Llanes, junto al campo de fútbol el río Calabres se embalsa antes de desaparecer por un sumidero. Después las aguas discurren sumergidas varios kilómetros hasta poco antes de su desembocadura en el estuario de Niembro. Alrededor de la laguna el frondoso arbolado de ribera oculta los encantos de este paraje que al norte limita con un roquedal calizo. 
En la elevación de este magno cueto se abre la boca de la cueva de Tres Calabres, cerrada al público, donde se han encontrado restos arqueológicos, característicos de las culturas prehistóricas Asturiense y Solutrense; también algunas pinturas rupestres. 




La cueva, las depresiones del terreno entre la laguna y el cueto, el propio sumidero por donde se sumergen las aguas son el anuncio de un conjunto de formas kársticas que se extienden por la zona conocida como la Llera. Durante años la laguna fue causante de importantes inundaciones cuando la crecida del río y la obturación del sumidero por el estancamiento de los sedimentos provocaban la acumulación del agua. Para evitarlas se han realizado varias obras: escollera, balsa de retención de sedimentos, etc. 




jueves, 1 de octubre de 2015

Otoño en el estuario de Poo de Llanes
























En la playa de Poo, Llanes, desemboca el río Vallina, que nace en los alrededores del pueblo de Porrúa. Es más bien un arroyo  y en esos metros finales forma un estuario entre prados en desnivel y monte bajo.














De pequeñas dimensiones, en el estuario domina la zona arenosa sobre la de marisma, en la que crecen algunas matas de juncos y una rala vegetación. 




























Con las grandes mareas, toda la ensenada se convierte en una amplia y tranquila piscina. Aunque al lado de la playa, la combinación de ribera, marisma y arena crean la impresión de que nos encontramos en otro lugar y que miramos un paisaje distinto. La luz y los colores del otoño aumentan esta sensación.  

Exposición de Bonsáis en Porrúa

Otro año más la muestra de bonsáis en Porrúa atrae mi atención. Formas rectas, inclinadas ...