jueves, 10 de marzo de 2016

Al lado de los bufones de Santiuste.












Los bufones de Santiuste y los alrededores son un Monumento Natural. No lo digo yo, sino la propia Administración que así los califica, con mayúsculas. Aquí se encuentra el mayor de los bufones de la costa oriental asturiana  y el entorno tiene un gran interés por su geología y paisaje. También por las plantas y aves que lo habitan. La pradera que en pendiente llega hasta los pies del acantilado, donde con frecuencia puede verse a las vacas pastando, deja finalmente el sitio a la roca pelada. Al este de los bufones el roquedo se convierte en una presencia colosal.






















 Es la zona denominada La Bolsa, con el gran cenote del mismo nombre. Desde aquí, entre las escarpaduras y declives de las masas calizas, la mirada al promontorio de los bufones descubre un paraje que impresiona por su desnudez, casi desolación. A quienes les guste observar las aves pueden encontrar en estos acantilados varias especies de aves, especialmente un poco más hacia el este, en la Punta de Santiuste: gaviotas, especímenes de colirrojo tizón, de tarabilla común, de cormorán moñudo  y de garceta común, especie esta última que, según dicen los entendidos,  forma en estos lugares la única colonia conocida en Asturias. 















No hay comentarios:

Publicar un comentario

En Colombres y el Camino de Santiago

  Colombres en el concejo de Ribadedeva cambia de ritmo en verano al ser ruta del Camino de Santiago,...