jueves, 20 de octubre de 2016

El paseo de Ribadesella



























Desde Llanes voy con frecuencia a Ribadesella. En esta villa tengo una especial predilección por el Paseo de la Grúa, prolongación del muelle pesquero. Finaliza al pie del monte Corberu, que cierra por el oriente la concha de la playa y de la ensenada formada por la desembocadura del río Sella. Ya al final, a la altura del “farín” y del dique que remata el paseo, podemos ver enfrente la panorámica de la playa de Santa Marina. La línea curva del  arenal se perfila con las suntuosas construcciones que, a partir de primeros del siglo XX, convirtieron a Ribadesella en uno de los primeros centros turísticos de Asturias.





















 

En la primera línea de playa a las antiguas residencias, algunas convertidas en hoteles, les siguen edificaciones más modernas y a éstas las viviendas adosadas tan comunes en la construcción de recreo más reciente. Es el mar Cantábrico, sin embargo, el que domina el paisaje. Y su embestida hace pensar en la predicción de los científicos sobre la futura, pero no demasiado lejana, desaparición de muchas playas y la anegación de sus riberas  como consecuencia del crecimiento paulatino del nivel de sus aguas. ¿Será el arenal de Santa Marina, uno de los afectados o   podrá salvarse de la crecida? 







martes, 4 de octubre de 2016

El Otoño deja ver otro paisaje.


































Encinar de Pimiango.











Camino a Purón.





Nueva, jardín particular.
























Soberrón.




Ventanas que miran al paisaje.

Me gusta descubrir ventanas a biertas, cerradas, nuevas,  viejas y abandonadas.  ...