miércoles, 23 de noviembre de 2016

De San Antolín de Bedón a Santa María de Valdediós



















San Antolín de Bedón, Llanes.







La iglesia de San Antolín de Bedón formó parte de un importante monasterio benedictino. La preferencia de estos monjes por los valles solitarios puede explicar la localización, aunque no el buen sentido estético de la elección. En la desembocadura del río Bedón, cerca de la playa de San Antolín, a los pies de la meseta o sierra plana que lleva  hasta la playa de Torimbia, es un lugar luminoso. El monasterio desapareció hace tiempo y la iglesia, construida en el siglo XIII sobre elementos previos, se conserva a duras penas. En su construcción aparecen las huellas de la arquitectura cisterciense, que evitaba la ornamentación. Es una iglesia románica tardía con elementos protogóticos y de estilo muy similar a la iglesia de Santa María de Valdediós.

Nos trasladamos en el espacio desde el concejo de Llanes al de Villaviciosa y desde la desembocadura del río a un valle interior, este “valle de dios” o “valdediós” en el que la presencia religiosa era ya muy importante desde siglos antes, como lo muestra la construcción en el siglo IX de la iglesia prerrománica de San Salvador de Valdediós. Muy cerca de ésta última se alzó a partir del 1200 el monasterio cisterciense de Santa María de Valdediós y allí sigue mostrando en su templo monástico la huella del Cister y la combinación de recursos arquitectónicos románicos y protogóticos que también caracteriza a San Antolín de Bedón. 






Santa María de Valdediós, Villaviciosa.



Santa María de Valdediós a la derecha
 y San Salvador a la izquierda(que otro día comentaré).
















Os  invito a hacer el mismo recorrido y sobre todo a apreciar dos paisajes tan diferentes como marco de expresiones relevantes de arquitectura religiosa, que constituyeron centros de poder económico y social.   

martes, 8 de noviembre de 2016

Arquitectura indiana en los pueblos del oriente
















Parres.




















Porrúa




Me detengo cuando recorro los pueblos de interior o de la costa ante los edificios indianos, y observo con atención las ventanas, los balcones, los miradores y las galerías.  
Veo ventanas orientadas en todas las fachadas y a todos los vientos,ventanas para ver y ser vistos, para iluminar multitud de espacios y ventilar estancias. 
Ventanas simétricas y asimétricas que recorren todas las plantas del  edificio y se mantienen llamativas y de cara al paisaje. 























Bustio,Ribadedeva.













Sardalla, Ribadesella.
.











miércoles, 2 de noviembre de 2016

Contrastes bajamar-pleamar en San Antolín de Bedón
































Marea baja o alta  dos formas de ver la playa. En el Cantábrico el contraste de las mareas es llamativo y algunas playas durante la pleamar casi desaparecen. 



































Ventanas que miran al paisaje.

Me gusta descubrir ventanas a biertas, cerradas, nuevas,  viejas y abandonadas.  ...