sábado, 25 de agosto de 2012

La sierra plana de Pimiango
















Vista desde la sierra plana de Pimiango.Ribadedeva.























En la rasa de Pimiango por la senda costera.Ribadedeva.



Puede que en el pasado los habitantes de Pimiango, en el concejo de Ribadedeva, sufrieran un tragedia que cambiara su forma de vida. Una galerna destruyó en los siglos XVI o XVII su flota pesquera y desde entonces el pueblo abandonó las artes de pesca y se dedicó a la confección y venta ambulante de calzado. Eso cuentan los relatos para explicar el origen de esta actividad, hoy también abandonada. Un paseo por el pueblo y sus alrededores no revela huellas del pasado marinero pero permite contemplar una gran variedad de paisajes. La sierra plana que lleva su mismo nombre y sobre la que se asienta la población es el primero de ellos. Se eleva algo más de 150 metros sobre el nivel del mar, hacía el que desciende por el norte hasta la rasa costera de Tina, San Emeterio y Tronía. Por el sur, se divisa la Sierra del Cuera y detrás, más elevados, los Picos de Europa. Resultado de la abrasión marina, hace millones de años, la planicie (rasa) contrasta con los relieves, los recortes y la vegetación del entorno. Sus praderas, cultivos y edificaciones parecen suspendidos en el aire. Forma una magnífica antesala para bajar a la rasa marina, ya por la pista asfaltada que desde el oeste del pueblo conduce al faro de San Emeterio y a las inmediaciones de la cueva del Pindal, ya andando por la senda costera que pasa por el este del pueblo y acaba desembocando en aquella pista. Abajo, en la rasa, los restos de la Iglesia de Santa María de Tina, la ermita y la pradera de San Emeterio, el arte rupestre de la cueva del Pindal, el encinar, los acantilados, las praderas de Tronía con sus bufones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otoño y Manzanas

 Con el otoño pegado a la puerta la recolección de la manzana llega a los lagares para la producción de la sidra. Exist...